El sistema educativo

Para entrar al sistema educativo se deben realizar diferentes tipos de pruebas que se justifican por la seguridad de los estudiantes y la calidad de la educación. Una vez adentro, y en cualquier nivel, un profesor debe enfrentarse a una diversidad de actividades que le ocupan toda la jornada de trabajo. Las actividades que se desarrollan incluyen docencia pura, consejería, marketing, psicología, estadística, investigación, seguimiento, eventos, coreografías, reemplazos, vigilancia, limpieza, capacitación, etc., etc., etc.

Todo en el sistema educativo debe tener un respaldo, un sello, una certificación, una garantía puesto que hay que velar por la calidad de la educación y la carrera docente. Todo está muy encuadrado en estándares, objetivos de aprendizaje, y resultados que demuestren que la educación es efectiva. Los profesores, estudiantes, y padres de familia que ya están adaptados al sistema educativo miden todo en término de resultados.

“El sistema educativo se convulsiona y se inquieta…”

El sistema educativo se evalúa y se cuestiona por ejemplo sobre la educación en___________(reemplace el espacio por el país de turno), y se convulsiona, y se inquieta porque las cosas no suceden como en otros lugares. Y llegan las tecnologías a poner la cereza en el pastel del sistema educativo porque lo interrogan con detector de mentiras y suero para la verdad, ¿Qué sucede? ¿Qué siente? ¿Por qué sigue igual que antes? Y le sugieren, y le venden, y le convencen de que con esta, con esa, con otra herramienta todo puede cambiar.

¿Y cómo cambia el sistema educativo? ¿Es una oruga? ¿Es un anfibio? ¿Comienza a evolucionar? ¿Pasa por un ciclo? Se escuchan voces que dicen que sí, que ya no es igual que antes, que ha mejorado. Ahora el sistema educativo es más abierto, funciona como una galaxia, gira en torno al estudiante. Y si todos giran en torno al estudiante, ¿le hacen brillar? ¿Lo ven como un sol o como un agujero negro que se devora la energía de todo a su alrededor?

El sistema educativo, en su descendencia, va dejando instituciones buenas y malas, como en toda familia. Aquellas que entendieron las enseñanzas van haciendo camino, dejando semilla, inmortalizándose para la eternidad. Pero, aquellas que desobedecen, que se resisten, que se rebelan sin causa, se convierten en ovejas perdidas que el sistema educativo busca para salvar.

Y así el sistema educativo va dejando su legado por el mundo, a ustedes y a mí.

¿Capacitarse o no Capacitarse?

post-capacitacion
Actualizando conocimientos sobre herramientas digitales

¿Para que tantos cursos de capacitación? fue la pregunta que un compañero de trabajo expresó cuando nos notificaron que debíamos asistir a un taller. Me sorprendió la reacción porque soy un tanto fanática de las capacitaciones, no por coleccionar certificados, sino porque siempre se aprende algo nuevo ya que asistir a cada curso me ha permitido conocer personas, aprender de sus experiencias, y por supuesto aprender de los expositores.

He asistido a muchos congresos, talleres, y cursos, algunos han sido muy buenos, otros no tanto, pero en todos he aprendido algo. Se aprende no solo cosas nuevas, sino prácticas que no deben realizarse o formas en las cuales no presentar información. Por todo esto, una capacitación nunca está demás y más aún en estos tiempos en donde la información es abundante y estamos sujetos a la infoxicación.

Un profesor, al igual que un doctor, no debe dejar de capacitarse porque al conformarse con lo que sabe corre el riesgo de arruinar pensamientos y cortar inspiraciones. Un profesor que siempre aprende puede motivar a sus estudiantes a conocer más y a ser curiosos porque demuestra pasión por el conocimiento.  ¿Capacitarse cuesta? ¡Claro! Cuesta tiempo y dinero, ¿Se recupera la inversión? Si, la inversión se recupera a largo plazo, poniendo en práctica lo aprendido, guiando a los estudiantes hacia un camino de luz que los aleje de la ignorancia y los peligros de la vida.

“Un profesor, al igual que un doctor, no debe dejar de capacitarse”

Pero, muchas veces los profesores, y cualquier profesional en general, busca un retorno de la inversión en capacitación en términos monetarios, es decir, un mejor sueldo, un mejor puesto.  He ahí el dilema, una sociedad que no ve en la capacitación el instrumento para hacer grandes cambios solo esperará un retorno económico puesto que el empleador pagará en la medida en que la persona se capacite o simplemente no lo hará porque no cree en las experiencias que el empleado adquiere en la capacitación.

Si hiciera un recuento de todo lo que he invertido en capacitarme, ciertamente podría decir que ninguno de los sueldos que he recibido durante mi vida laboral me alcanza para recuperar la inversión económica. Pero, el conocimiento que he adquirido y que a menudo comparto con otros es verdaderamente invaluable. ¿Me sirve de algo? Si, me ayuda a evaluar críticamente la información que recibo de cualquier fuente y a refutar lo que considero que no es útil, principalmente me ayuda a enseñar a otros que las cosas pueden ser diferentes.

 

Padres y profesores: ¿Cómo apoyarse en las TICs?

¿Usar o integrar TICs? Si, depende del contexto. Los padres pueden usar las TICs para apoyar a sus hijos con las tareas en casa. Por otro lado, los profesores deben integrar las TICs para extender el aprendizaje, al interior y hacia el exterior del aula.  Hay que romper con la vieja educación y pesados hábitos como la memorización, pegar figuras, y la famosa frase “vaya y consulte…”.  Sobre este último punto es necesario hacer un llamado de atención urgente a los profesores, no es posible pedirle al estudiante que se sumerja en Internet a consultar algo porque es exponerlo a encontrarse con cualquier cosa. Existen pautas, existen formas y estrategias de asignar una búsqueda en Internet, así como también existen una infinidad de herramientas digitales que brindan muchos beneficios al aprendizaje de los chicos.

La tecnología no puede ser el reemplazo de un material por otro, debe ser agente de verdaderos cambios en la forma de aprender y de hacer significativo el conocimiento.  Es por esto, que tanto profesores como padres de familia deben apoyarse en la diversidad de herramientas digitales para hacer más divertido el aprendizaje y motivar a los chicos a adquirir una cultura de iniciativa y gusto por ir más allá de lo que se les enseña.  Es necesario enseñarles a ser creadores de contenido que les represente algo valioso y en la que su participación despierte la motivación por aprender.

A continuación algunas pautas sobre como apoyarse en las TICs, tanto en la escuela como en casa.

Apoyarse en las TICs