4 tips para aprender con tecnología

Cada regreso a clases inicia con mucha expectativa de parte de padres, profesores, y alumnos. Este año en particular, en la costa Ecuatoriana, se estrena nuevo currículo de educación, el cual entre sus objetivos busca incorporar actividades con tecnología que ayude a los estudiantes a desarrollar sus habilidades digitales. Pero, ¿que tan preparados están los chicos para hacer uso de la tecnología o para navegar más frecuentemente en Internet?

Es verdad que los chicos de hoy están en constante contacto con los dispositivos digitales, pero muchos estudios e informes han demostrado que carecen de habilidades digitales, esto es, saber buscar información correctamente, identificar información falsa, organizar la información que encuentran para que puedan utilizarla nuevamente, crean contenidos para facilitar el auto aprendizaje.

Entonces, ¿Cómo pueden los chicos hacer un mejor uso de los recursos en Internet y aprender con tecnología?

  1. Aprender a buscar información y utilizar navegadores seguros: muchos padres tienden a pensar que escribir una frase en el buscador de Google es suficiente para encontrar información, y en efecto es lo más fácil de hacer. Pero la mayoría de estudiantes no pasa de los 10 primeros resultados de búsqueda y terminan diciendo que no encuentran nada, esto luego se refleja en una pobre capacidad para recopilar información necesaria para proyectos de investigación a nivel de universidad.
  2. Saber identificar las páginas que tienen información útil: hoy en día cualquier persona puede crear una página web y poner contenido de cualquier tema. Por esto es importante que los chicos conozcan en que tipos de páginas pueden navegar y que sepan las características que hay que buscar en una página para asegurarse que el contenido es confiable.
  3. Organizar la información encontrada: después de una intensa búsqueda en Internet los estudiantes suelen olvidar en que página encontraron lo que buscaban y muchas veces pierden el tiempo buscando nuevamente. Existen algunas herramientas digitales que permiten a los estudiantes guardar la información que obtuvieron y poder revisarla o compartirla con otros, incluso con sus profesores.
  4. Crear contenidos para el auto aprendizaje: una de las habilidades que será muy apreciada en el futuro tanto en universidad como empresas es la de poder aprender de forma independiente. Los estudiantes pueden utilizar diferentes herramientas disponibles en Internet para crear tarjetas de memoria, cuestionarios, o juegos, que les permitan repasar lo aprendido en clase, de esta forma el aprendizaje se vuelve más atractivo y eficaz.

El saber manejar el inmenso volumen de información existente en Internet no es solo un requisito básico de la alfabetización digital, sino también un ejercicio que permite que los niños y jóvenes desarrollen el pensamiento crítico y se conviertan en personas útiles a la sociedad, ya que al elevar el nivel de reflexión sobre la información que manipulan serán capaces de aportar con ideas apropiadas en cualquier ámbito en el que se desenvuelvan.

Si considera que esta información es útil puede compartirla con otros y visitar nuestra página del taller “¡Las tic me ayudan a estudiar!”, ayúdenos a formar ciudadanos digitales responsables.

Ingles para quienes hablan español

Se habla de “Ingles como lengua extranjera” cuando el inglés no es el idioma oficial (Littlewood, 2006). En países como Ecuador y otros, en que el idioma oficial es el español, existe mucho interés por el aprendizaje del inglés y se promociona la educación bilingüe en escuelas y colegios, así como también se ofertan infinidad de cursos en institutos enfocados en que niños y adultos puedan hablar en inglés.

Sin embargo, suele pasar que el inglés que se habla en las escuelas o colegios muchas veces se queda en el aula, los chicos llegan a sus casas y no tienen con quien hablar, no leen en inglés y al siguiente año lectivo los profesores se encuentran con que la mayoría de sus alumnos no recuerdan ni lo más básico del inglés.

Algo similar sucede con quienes estudian en institutos, se aprende con muchos recursos y se fomenta el inglés comunicativo, pero al salir a la rutina diaria no existe aplicación práctica. Como consecuencia la inversión que se hace en pagar un curso no se recupera porque no se logra la meta: hablar fluidamente.

¿Que hacer entonces? Hay que considerar 3 aspectos. En primer lugar es importante conocer que el inglés tiene 4 habilidades del lenguaje: lectura, escritura, escucha, y habla (reading, writing, speaking, listening). Estas habilidades a su vez se las clasifica en: productivas y de recepción (Nunan, 1999). Las habilidades de recepción son lectura y escucha (reading y listening) porque a través de ellas aprendemos vocabulario y desarrollamos la comprensión del idioma. Las otras dos habilidades, escritura y habla son productivas, porque con ellas nos expresamos y comunicamos en inglés.

Fuente: tichervirtual.com
Fuente: tichervirtual.com

En segundo lugar, hay que comprender que las actividades de recepción son la base para desarrollar las actividades de producción, esto es, sin leer y sin escuchar inglés continuamente, difícilmente podremos escribir y hablar.

El tercer aspecto es buscar oportunidades para practicar el idioma. ¿Cómo? Comprando libros en inglés, subscribiéndose a sitios con material para leer y escuchar, inscribirse en un club de inglés, o practicando la escritura en inglés. Esta última actividad brinda excelentes oportunidades para quienes están en proceso de aprendizaje porque entrena al cerebro a ir conectando estructuras. Además, es un gran ejercicio para desarrollar el pensamiento crítico ya que escribir demanda mucho esfuerzo para expresar ideas y coordinar el trabajo cerebro-ojo-mano (Raimes, 1983).

Escribir en inglés no tiene porque ser aburrido ya que hoy en día existen muchas herramientas interactivas para producir contenido y practicar no solo la escritura, sino las otras habilidades del lenguaje. De igual forma existe mucho contenido para entrenar el oído y mejorar la pronunciación.

Referencias:

Littlewood, W. (2006). Foreign and second language learning. Cambridge: Cambridge University Press.

Nunan, D. (1999). Second language teaching and learning. Boston: Heinle & Heinle Publishers.

Raimes, A. (1983). Techniques in teaching writing. New York: Oxford University Press.

¡DESCARGA LOS 4 TIPS PARA APRENDER INGLÉS! ¡GRATIS!